el pacto con el diablo

Inicio

San Juan

Más Mitos y Leyendas

A principios del siglo veinte, había un señor pobre. pero muy inteligente, cansado de trabajar de empleado y ganar poco dinero.
Una noche de San Juan el hombre se las ingenió para encontrarse con el demonio.

A las doce de la noche tuvo el ansiado encuentro con el demonio, le explicó que él quería ser poderoso, y que el dinero no se le terminara nunca; el demonio le dio un plazo de veinte años para llevárselo, durante ese lapso él no podía ir a la iglesia ya que si iba se le acabaría todo el dinero que tenía, y además se lo llevaría.
 

Pasó el tiempo, tuvo mucho dinero, pero respetado por toda la gente, cuando se le preguntaba que de adonde había sacado tanto dinero, él contestaba que había tenido suerte en el juego.
Al llegar al plazo tratado este señor buscó a una persona que lo velara toda la noche hasta el amanecer. Cuando llegó el plazo para entregarse al demonio, se fue con su mejor ropa, consiguió agua bendita de la iglesia, un rosario, cuatro sirios, y un ataúd negro, partieron contentos con el empleado de confianza, porque creyeron que le iban a ganar al demonio.
Al llegar la medianoche él se metió al ataúd prendieron los cuatro sirios, y el empleado empezó a rezar y a rociarlo con agua bendita, se le aparecían cosas horrendas como serpientes, caballos salvajes, perros furiosos, que lanzaban fuego por los ojos y hocico, el demonio le ofrecía dinero, le mostraba joyas de oro y brillantes. Pero él no le hacía el menor caso, él sabia que no podía tentarse con nada, ya que si se tentaba el demonio ganaría.
Faltaba poco para la madrugada cuando al empleado lo venció el sueño, y el demonio dio una inmensa carcajada y se los llevó a los dos.
 

Este señor donó muchas cosas para San Antonio.